todas las setas son comestibles pero algunas solo una vez

Ni vegetales ni animales, las setas y hongos  por sus especificaciones propias forman un reino por sí mismos. Pero no es la única curiosidad de nuestras amigas. Observemos ciertas mucho más espectaculares, durante la crónica de la raza humana.

1. Setas oscuras. ¿Sabías que en la Edad Media las setas fueron consideradas como algo relacionado al demonio? En verdad, la iglesia católica las asoció a las brujas ahora los ritos paganos. Afortunadamente, el Renacimiento las devolvió a la luz, y en parte importante, se debió a los chefs de los reyes franceses que las redescubrieron.

Trufas y troficultura

Las trufas son una suerte de hongo subterráneo de la familia Tuberaceae que medran cerca de las raíces de determinados árboles, como los robles, los avellanos o las encinas. La razón por la cual medran en estos sitios es por la necesidad simbiótica de las raíces, puesto que por sí solos no tienen la capacidad de subsistir.

Si bien hay diversos tipos de trufas, y sus plantaciones están muy extendidas en el sur de Europa, es la trufa negra la mucho más cultivada.

Cautelas en el campo de la restauración

Los sitios de comidas tienen que proveerse de setas que cumplan la normativa sanitaria y procedan de compañías soluciones y que aseguren la información de procedencia de sus artículos. Hay que eludir obtener setas a comerciantes particulares, ya que no tienen garantías de higiene alimenticia y las secuelas para los usuarios tienen la posibilidad de ser mortales.

La precaución básica es cerciorarse de que la clase de seta no es tóxica. Hay especies de setas tóxicas que tienen la posibilidad de confundirse muy de forma fácil con setas comibles. A veces, las guías tienen la posibilidad de ofrecer información incompleta o se tienen la posibilidad de interpretar equivocadamente. En todo caso, para confirmarnos de que una clase es comible, es requisito entrar en contacto con micólogos o expertos en setas.

Quédate con nosotros unos minutos y observaremos sus 2 vertientes. Soy Jesús García Barcala y o sea Por Amor a la Gastronomía…

Los hongos, setas y champiñones, de cuyas diferencias vamos a hablar un tanto después, forman parte esencial de nuestra cultura culinaria. No obstante, lo que les hace particulares es que muchas de sus variedades tienen la posibilidad de ser tóxicas, y ciertas aun fatales. Esto no sucede con las zanahorias o las lechugas.

Mucho más aún, hay variedades de hongos que son conocidos no por su gusto, ni por su aptitud de matarnos. Hablo de los hongos psicotrópicos, usados por los humanos ya hace milenios.

Deja un comentario