que vamos a por rolex o a por setas

Teresa Muñiz. Sin título, calcografía 80 cm x 60 cm Año 1983

Como todo urbanita bien gobernado he tenido mi fin de semana de setas. Hacía quinquenios que no me disfrazaba de rústico muy elegante y me tiraba – verdaderamente – a la montaña en pos de la vid. Fui de buen ánimo con mi navaja en el bolsillo, en la mano izquierda el palo de los paseos salvajes y la cesta de rigor a la derecha. Debo avisar desde el comienzo que creía comprender algo de setas. De los trasiegos micológicos de niñez y juventud guardaba ciertos recuerdos rosados ​​del níscalo, morenos suaves de la seta de cardo, la fogosidad tostada de la seta de álamo y el profundo cobrizo en el dorso de ese exquisito mordisco que afirmábamos fondo a secas. Pero no. En el momento en que me vi en la mitad del robledal jaspeado de gigantes castaños y la jara luchando el espacio con el helecho, verifiqué que no tenía ni la más remota idea: ninguna seta de las que pude ver (escasas, ya que el lote se encontraba bien cerrado) ) me recordaron aquellas que corté en mi lejana juventud. Me atemoricé y solicité asistencia al amigo que me condujo hasta tan agradable experiencia. Pero él tampoco tenía seguridad. O sí, solo 2: la cepas (una clase de cepas) y el níscalo. Fuera de estas 2 especies uuuuhhhhmmm tenía la duda de todo, esto es, que no recogía ninguna. Entonces ¿qué hacemos aquí? ¡Con bastante fortuna lograremos ver tres o 4 piezas en toda la mañana! Claro. ¿Por qué razón deseas mucho más? Con tres cepas regulares te preparas una comida que quisiese el Papa Francisco. Callé. O mucho más bien se me apagó el cerebro. Un ladrido de la perra me sacó del profundo neuronal. Y resucité. Entonces, quitando la hojarasca en pos de lo irrealizable, recordé que hay cientos de clases de setas y mucho más del noventa y muchos por ciento son comibles. ¿Qué futuro es el nuestro si solo conocemos una o 2? Lo entendí próximamente: ninguna. Las 4 o cinco cepas que podemos encontrar las elevamos a la alta inspección del Tío Tejo. Eran buenos. ¿Y usted por qué razón lo sabe?, pregunté en plan rompepelotas. Pues conozco bien las cepas y los níscalos de aquí. Lo hemos comido toda la vida. Glup.

¿Qué deseas hallar

En el momento en que una marca, una compañía o una institución escoge arrancar un plan de comunicación, marketing o propaganda, debe tener clarísimo qué desea hallar: vender mucho más? ¿Ser mucho más productivo? ¿Hallar mucho más estudiantes, mucho más leyentes, mucho más asociados, mucho más suscriptores? ¿Hacerse un puesto en un ámbito preciso? ¿Prosperar su reputación?

A bote próximamente, quien mucho más quien menos desea de todo un poco. Y entonces es requisito volver a pensar el interrogante inicial: ¿precisamente qué es lo que es necesario para ti ahora mismo?

España tiene un inconveniente estructural realmente serio a medio y corto período con la atención principal

Y hasta entonces a Leganés, como siempre y en todo momento, a lo nuestro. El interés por un enfrentamiento le acostumbra marcar la proporción de gente que está preocupado. No confundir con el número de políticos que charlan, sino más bien con el número de ciudadanos que se encargan de informarse y también reportar al resto de algo que les ocupa y, más que nada, les preocupa.

Están muy preocupados unos y otros con las Emergencias. Unos con proteger y otros con agredir. Selecciones en el horizonte. No hay nada, sindicatos en la calle en oposición a… Es el beneficio de tener partidos con sindicatos que te hacen el trabajo callejero. Y mientras que ellos están con su enfrentamiento político sobre las emergencias, nosotros observamos a estos PAC (en este momento se los conoce como de este modo, no son los comacoques de antes) y pensamos en el servicio que deberían prestar. Ciertos opínan aun si es requisito que lo presten habiendo esa aparente escasez de médicos. Lo de cerrar los círculos o viajar a parte alguna.

Deja un comentario