guisado de pecho y cuello de cordero con setas

  1. Salpimentar los trozos de cordero por los dos lados y pasarlos por harina a fin de que se les quede enganchada una cubierta muy finita.
  2. Nosotros prepararemos la receta con nuestra cazuela rápida pero si no tienes una prosigue todos y cada uno de los pasos precisamente igual, solo que en el instante final de cocción te indicaremos mucho más minutos.
  3. Coloca la cazuela a fuego medio y añade un chorrito de aceite. En el momento en que esté ardiente ve agregando el cordero (y si es mucha cantidad para tu cazuela, hazlo en 2 tandas). Deja que se dore a la perfección por una parte, dale la vuelta y lo mismo por el otro. En 5 minutos tiende a estar listo, separa la cazuela del fuego.

    <p id="caption-attachment-11949" doramos el cordero por los dos lados

  4. Pela los ajos. Lavar el pimiento colorado y el pimiento verde y cortarlos en tiras y después en cuadros.
  5. Mondar las patatas y cortarlas en gajos rasgándolas con el apoyo de un cuchillo. La manera mucho más simple de llevarlo a cabo es comenzar a recortar un grillo con el cuchillo y realizar presión para terminar de rasgar la parte final del grillo, así mismo se estimula el aporte de almidón de la patata al guiso, dando -le espesor.
  6. Si el tomate que usas es fresco o está entero, vas a deber pelarlo y cortarlo en pedacitos.
  7. Añade a la cazuela donde está el cordero los dientes de ajo, el pimiento colorado, el pimiento verde, las patatas, el tomate, el pimentón dulce, el romero, el papel de laurel, la cerveza, el agua y sal al gusto.

    Agregamos todos y cada uno de los elementos de la caldereta de cordero a la cazuela

  8. bien . En este momento toca la cocción de la receta. Tienes 2 opciones, la lenta y la rápida (y que conste que las dos quedan del mismo modo exquisitas, no hay diferencia en lo que se refiere a gusto y resultado final):

    1. Si usas una cazuela habitual, disminuye el fuego al mínimo y deja que se cocine unos 30-40 minutos a fin de que el cordero quede tierno y esté con perfección cocinado.
    2. Si usas una cazuela a presión como nosotros, una vez clausurada y con la válvula levantada o señalando los 2 anillos de presión, deja que se cocine 12 minutos (va a depender de la marca de la cazuela, la nuestra con 5 le basta) y ve reduciendo el fuego de acuerdo mires que la presión sigue. Separa del fuego y activa el mecanismo a fin de que salga el vapor y finalice la cocción si tienes prisa, pero si tienes tiempo sencillamente deja que se vaya el vapor solo despacio.

    En el momento en que esté lista tu caldereta de cordero, pruébala por si acaso es requisito corregirla de sal y pimienta y ahora la tienes lista. Me agrada, una vez destapada, dejarla a fuego despacio diez minutos mucho más a fin de que evapore un tanto y la salsa espese.

Consejos para un guiso de cordero de semilla

  • Esta receta de patatas guisadas con cordero es. Si bien va a poder localizar ediciones afines a varios puntos de nuestra geografía.
  • Para hallar que el tomate quede bien pelado, lo idóneo es ofrecerle unos cortes en la piel y escaldarlo unos cuantos minutos. De esta manera, esta sale prácticamente sola y no vamos a encontrar restos en la salsa.
  • En lugar de brandy tenemos la posibilidad de añadir vino blanco, pero el primero contribuye un gusto mucho más dulce y aromático a la salsa. Al añadir el brandy o el vino se logra ablandar la carne aparte de aromatizarla, y el limón asiste para suavizar el gusto.
  • La receta se puede acortar, sino más bien tienes tiempo puedes usar la cazuela express. De ahí que solo debes poner la cazuela express sin tapar para elaborar todo antes de la cocción del cordero (salvo las patatas) y en el momento en que echamos todo el líquido, dejamos que comience a hervir. Tapamos la cazuela express y ponemos a presión máxima. En el momento en que tome presión, dejamos la cazuela a fuego medio 18-20 minutos. Pasado el tiempo despresurizamos y abrimos la cazuela.
  • Las patatas no sugiero que las cocine en la cazuela express, se van a deshacer bastante, mejor que hacerlas cocidas aparte o fritas.

Preparación de la base del guiso de cordero

  1. El cordero ha de estar troceado, tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo nosotros o solicitamos a nuestro carnicero que nos lo trome. Los tomates tienen que ir pelados y picados. Le aconsejamos que lo lleve a cabo al comienzo, de esta forma van a estar preparados en el momento en que sea preciso añadirlos. Pelamos, picamos y reservamos.
  2. El paso inicial es salpimentar el cordero y dorarlo en una sartén con aceite. Debemos marcarlo bien a fin de que se forme la corteza. Mientras que vamos picando la cebolla y los ajos. No es necesario que los trozos sean pequeñísimos.
  3. En el momento en que hayamos acabado de marcar todos y cada uno de los trozos de cordero, colamos el aceite y lo echamos a la cazuela donde cocinaremos. Al volver a usar el aceite preservamos la sustancia de la carne.
  4. En este aceite doramos la cebolla, a media cocción agregamos los ajos y unos minutos después el tomate que antes hemos pelado y picado. En el momento en que ahora esté todo dorado y el tomate se haya transformado en salsa, salpimentamos y también incorporamos el tomillo y el perejil picado. En el instante en que todo esté bien cocido agregamos el brandy y el jugo del limón.
  1. Dejamos que la salsa reduzca, introduzcamos los trozos de cordero y cubrimos con el caldo de carne. Tapamos y dejamos cocinar a lo largo de 45 minutos.
  2. En el momento en que haya pasado este tiempo incorporamos las zanahorias y las patatas con un tiempo de cocción de 22 minutos mucho más. Finalmente agregamos los guisantes y dejamos diez minutos mucho más. Dejamos que repose y servimos ardiente.

Preparación del cordero para la caldereta

  1. Lo destacado que puede realizar en el hogar es condimentar la carne el día antes. Agregamos entre los dientes de ajo, el vino blanco, el tomillo, el romero, la canela, nuez moscada, sal y pimienta. Rociamos con un óptimo chorro de aceite de oliva virgen plus.
  2. Dejamos todo bien tapado en una fuente y lo dejamos descansando hasta el día después.
  3. Es primordial que en el momento de obtener la carne el carnicero se la corte a trozos regulares para guiso y que se la limpie. Dile que le quite la grasa sobrante o deberá llevarlo a cabo nosotros en el hogar.
  4. Le van a quedar unos trozos de 20 g aproximadamente. Si tiene un carnicero de seguridad reserva un óptimo trozo de cordero tierno y que se lo deje dispuesto para la caldereta.
  1. Pelamos los ajos y las cebollas, picamos muy finamente las últimas y dejamos enteros los ajos.
  2. Escurrimos la carne y guardamos el líquido que después vamos a aprovechar para la caldereta.
  3. Calentamos el aceite de oliva virgen plus en una olla. Agregamos el ajo y dejamos que se doren. Ahora los sacamos del aceite y reservamos.
  4. Agregamos los trozos de cordero hasta el momento en que queden bien dorados, la carne comenzará a dejar caer una parte de su jugo. Retiramos la carne y reservamos.
  5. Sofreímos la cebolla en exactamente el mismo aceite donde doramos la carne a lo largo de unos diez minutos a fuego retardado.
  6. Agregamos los pimientos a juliana (en tiras largas) y dejamos que se vaya realizando de a poco a lo largo de 5 minutos mucho más.
  7. Pelamos las patatas y los tomates. Cortamos las patatas en dados rompiéndolas a fin de que suelten su almidón y los tomates en cuartos. Agregamos el tomate a la cebolla y los pimientos.

Sirve y degusta:

Este plato tienes que servirlo ardiente en la mesa y lo cierto es que están tan rico recién hecho como aun reposadito del día previo, conque puedes hacerlo anticipadamente sin inconvenientes. Si te sobra caldereta de cordero puedes sostenerla en el frigorífico a lo largo de 2-3 días. Si escoges congelarla, en lo personal no me agrada congelar recetas que tengan patata pues después no posee exactamente la misma textura conque puedes elaborar la receta sin patatas o, si la congelarás, que las porciones no lleven patata.

Con la verdura y las patatas es un plato bien terminado. Eso sí, ten presente que la salsa está tan rica que, si disfrutas remojar con pan, quizás en lugar de guarnición solo precises unas escasas rebanadas, está de… ¡escándalo!

Deja un comentario